Presentación de mi investigación – Tesis de doctorado

Comunicación preparada para presentar mi investigación, en el marco de las Tardes de Jóvenes Investigadores, del IFEA, el 20 de noviembre de 2020.

Soy Anaïs Vidal-Jaumary, estudiante francesa y entro en mi tercer año de tesis en el Instituto de Altos Estudios de América latina, en el Centro de Investigación y Documentación de las Américas (CREDA), un laboratorio que depende de Paris 3 Sorbonne Nouvelle.

Mi director, Christophe Giudicelli, trabaja sobre las relaciones hispano-indígenas y la categorización racial en América, en el siglo XIX, en un enfoque histórico-antropológico. Cuento también con la ayuda de mi tutor peruano en la Pontificia Universidad Católica del Perú, Jesús Cosalamón, especialista en historia social de Lima, colonial y republicana.

En un primer tiempo, presentaré la construcción de mi reflexión y como llegué a trabajar sobre la Independencia del Perú y la percepción de su historia, acercándonos a su Bicentenario. En adelante, explicaré también cuales son las diferentes fuentes que analizo y como adapté mi metodología de investigación enfrentándome a la realidad del terreno peruano varias veces.

Así, después de un primer año de Maestría en Historia moderna, en Paris 1 Panthéon-Sorbonne, trabajando sobre el uso de la justicia española de parte de los indígenas como medio de contestación frente al sistema colonial, me interesé en esta situación en los años (siglos) siguientes. Es decir que quería estudiar los cambios progresivos o brutales vividos por las poblaciones nativas durante el proceso de emancipación peruana y ver las diferencias o similitudes entre el fin del siglo XVIII y el siglo XIX, en un Perú ya republicano. Es lo que hice en mi segundo año de Maestría, una vez aceptada en el IHEAL, instituto universitario que trajo una multidisciplinaridad esencial a mi investigación y, como lo van a entender, permitió de profundizar mucho mi estudio abriendo mi mirada hacia la sociología y la antropología, entre otras disciplinas.

Desafortunadamente, durante este campo de investigación en los archivos limeños, no encontré muchas fuentes calificables de puramente indígenas. Pasé mucho tiempo en el Archivo de la Nación en las secciones colonial Y republicana, en el Archivo Histórico Militar y él de la Marina, en el Archivo Arzobispal de Lima y también en el archivo Histórico de la Municipalidad de Lima. Cual fue al final la base de mi trabajo de fin de Maestría porqué encontré algunos censos muy interesantes y pude desarrollar un estudio movilizando las estadísticas. Transcribí así los datos de más de 1700 habitantes de Lima en los años 1824 y 1826, usando Excel.

Además del corto análisis hecho en el marco de mi maestría, estoy preparando un articulo sobre esta base de datos muy importante para mi trabajo, pero no solamente. Me parece muy interesante la publicación de los resultados de este análisis porque, como una fuente secundaria, podría ser útil para otras investigaciones acerca de la situación en Lima en la época de la independencia, sobre varios temas (las profesiones, los orígenes, el tipo de vivienda etc.)

Si menciono particularmente este primer campo de investigación, que hice antes de empezar mi tesis, es porque fue determinante en la elección de mi tema actual. Después de meses en los archivos y en las bibliotecas, me construí una visión de la historia de la independencia peruana personal. Quiero decir que, leyendo, escuchando, intercambiando, descubriendo las diferentes etapas y trabajos de las historiografías acerca de la independencia, tuve que entender y tener una visión propia de esta historia. Pero en todo este proceso intelectual y estudiantil, me di cuenta, poco a poco, que cuando estaba hablando con peruanos y peruanas, la gente no me estaba contando la misma cosa, no me estaba hablando de los mismos temas o no estaba dando la misma importancia. Pude hacer algunas constataciones en este momento, es decir que me di cuenta que alguien de Lima no me estaba contando un relato histórico perfectamente similar a alguien de Arequipa o de Cusco, por ejemplo. Y la segunda evidencia fue que estas diferencias aumentaban a medida que me estaba alejando del marco universitario.

Entonces, además de elegir este periodo de estudio, empecé mi tesis, con la gran intención de recolectar las diferentes visiones de la historia de la independencia y de entenderlas: sus surgimientos, sus desarrollos, sus modificaciones etc. O sea, entender como se formaron estos relatos y porque varían tanto según la persona que entrevisto. En este momento sentí la necesidad de conectar mi investigación con la gente, hoy en día, y no veía el interés de seguir estudiando algo fuera de las realidades contemporáneas, y aun más, trabajando sobre una conmemoración que va a suceder en poco tiempo.

Para contextualizar un poco mi tema de investigación, tengo que contar un poco de los eventos anteriores al 28 de julio de 1821, día donde se proclama la independencia del Perú en la plaza de armas de Lima, meses después del desembarco de José de San Martin en la costa de Paracas.

Varios focos latinoamericanos luchan en contra de la corona española en esta misma época. La Junta de México en 1808, la Primera Junta autónoma de gobierno de Buenos Aires o la Primera Junta Nacional de Gobierno de Chile en 1810 también, son unos ejemplos. Pero, todavía, el virreinato del Perú permanece bajo dominio español, en particular Lima, como capital y bastión realista. Varias rebeliones se enfrentaron ya al sistema colonial, pensamos en la más famosa de estas, la rebelión de Túpac Amaru II en 1780 pero podemos interesarnos más en las revueltas de Tacna, la de Huánuco o la rebelión del Cusco de 1814, cual junta de gobierno tenía claramente la intención de secundar los movimientos independentistas de Buenos Aires. El Perú se vuelve así poco a poco como el lugar estratégico de la lucha para las independencias y parece claro que los otros países no van a poder desarrollar su propia autonomía con la fuerte presencia española en este espacio vecino. Después de los intentos y fracasos de las tropas rioplatenses en el Alto Perú, el general José de San Martín saliendo de Argentina y ayudando a liberar Chile, se va por el océano, con la Expedición Libertadora. Después de diferentes etapas que podemos encontrar explicitadas en cronologías más o menos detalladas, entran en Lima el 12 de julio de 1821. Terminando este punto de contexto, hay que mencionar a los eventos en el Norte y a las acciones del general Simón Bolívar en particular. Tienen como consecuencia la formación y la independencia de Gran Colombia y la llegada de la corriente libertadora en Ecuador, donde tuvo lugar la entrevista de Guayaquil, el 26 de julio de 1822.

La historia de esta emancipación es bastante compleja. Muchos puntos del relato histórico quedan suspendidos y todavía en debate entre los investigadores. Y debemos darnos cuenta que estamos hablando solamente de los años de lucha calificados específicamente como independentistas, no de los eventos anteriores o posteriores al Protectorado de San Martín, cual empieza en agosto 1821.

Entonces, a partir del análisis de este evento, examino los diferentes relatos históricos que existen, que coexisten, en el Perú actual. ¿Qué versiones me cuentan los peruanos y peruanas, doscientos años después? ¿Cuáles son y como se caracterizan? ¿Cómo se expresan y porque pueden variar tanto?

Para responder a estas preguntas, me apoyo obviamente en mi experiencia en los archivos y en mis horas de estudio en las bibliotecas entre monografías, manuales escolares, colecciones, recopilaciones de fuentes históricas, libros más o menos polémicos y también, obras historiográficas sobre la historia de la Nación, los nacionalismos, la construcción de la identidad nacional etc.
Pero, a contrario de una mirada únicamente histórica, quiero introducir los aportes de otras disciplinas tales como la antropología o la sociología. En este enfoque histórico-antropológico, desarrollé en un primer tiempo un cuestionario en línea, gracias a Google Formulario, difundido por redes sociales principalmente. En un segundo tiempo, después de seguir clases de antropología, usé esta base para empezar a entrevistar a peruanos y peruanas en Lima y, sobre todo, en Arequipa, ciudad donde viví tres meses en mi primer año de tesis y dos en el segundo. Para recordar, tuve la oportunidad de viajar cinco veces al Perú. En total hice tres campos de investigación, uno en Lima y dos en Arequipa. El ultimo fue interrumpido por el aislamiento social obligatorio declarado en marzo de 2020, estaba llegando justo a Huancarama, un pueblo en el Apurímac donde debía pasar un mes y medio.

Así trato de ofrecer otra interpretación acerca de este periodo y de lo que sucedió con la intención de alejarme de una versión global dominante, que busca encontrar un relato histórico peruano uniforme creando un tipo de consenso nacional. De hecho, lo expresado durante las entrevistas abre muchísimas perspectivas hacia la historia de la independencia peruana pero también hacia otros temas anejos. En realidad, esperaba que la gente me habla de unos, pero algunos me sorprendieron. Hoy, trataré de presentarles, con el objetivo de articular una reflexión entre mis hipótesis iniciales, antes del último campo de investigación, y las que salieron a la luz de las entrevistas.

Me voy a concentrar hoy en los temas destacados en las entrevistas hechas en 2020 porque fue una experiencia que modificó bastante la orientación de mi investigación. Después, mencionaré también las hipótesis que tenía antes de viajar, construyendo mi proyecto de tesis.

Así, puedo subrayar que la mayoría de los peruanos y peruanas entrevistados empezaron la conversación diciéndome que no conocen mucho, o nada, de la historia de la Independencia. Una revelación que no sorprende tanto porque me parece que esto pasa en todos los países. Tenemos unas ideas, un conocimiento general, a veces muy sencillo de nuestras historias nacionales. Pero, me parecía que, acercándose a los doscientos años de conmemoración, la población peruana podría tener otra mirada hacia la Independencia. En realidad, parece que las cosas desarrolladas por el Estado, la Comisión del Bicentenario o los gobiernos regionales, son percibidas como un tipo de publicidad por el Perú de 2021, rumbo a la modernidad, en una definición muy amplia de esta noción (lucha contra la pobreza, obras de construcción, acceso a la educación, lucha contra la corrupción…), un conjunto de desafíos complejos de la modernidad.

Este objetivo contemporáneo pasa por las seis banderas oficiales de la agenda del Bicentenario[1]. Igual, por lo general, la gente tiene una idea imprecisa de todos estos proyectos culturales y obras emblemáticas. Por ejemplo, nadie me habló ni del programa de los Voluntarios del Bicentenario, ni de los concursos de ideas, menos de las mesas de debate y clases magistrales (ahora en línea) debatiendo sobre temas anejos a la Independencia y al Perú actual. ¿Quién sabe, por ejemplo, que la Comisión está reconstruyendo la casa de José de San Martín en Pisco?

Esta información me parece apropiada para seguir con otro tema muy interesante: los personajes del proceso de emancipación peruana.  La gente me mencionó los Libertadores, aunque de manera irregular y con diferentes puntos de vista, también a otros protagonistas, incluso unos considerados como héroes nacionales de verdad pero que no pertenecen a la historia de la independencia nacional de 1821 (pienso en Miguel Grau, Alfonso Ugarte, Francisco Bolognesi Cervantes). Pero, el más mencionado fue Túpac Amaru II y su historia trágica.

Parece que la idea de la gente acerca de José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II, se fomento principalmente a partir de la enseñanza en el colegio y de la manera de relatar esto en los manuales escolares y por parte de los docentes. La percepción heroica del personaje que se construyó no deja muchas otras opciones de análisis. Pienso en estudios como los de Lewin Boleslao, José Gastón Ramírez, César Coloma etc. Para dar una referencia reciente de la imagen particular de este personaje en mi tema, la pagina web de la Municipalidad de Miraflores publicó este 26 de julio de 2020 un articulo titulado “Túpac Amaru II: símbolo en la lucha por la Independencia del Perú”[2]. Quizás, hay que preguntar más allá de este heroísmo nacional, tomando en cuenta todas las historiografías. Es decir, también las que no incluyen realmente a esta rebelión en los pasos propiamente independentistas y las que caracterizan la imagen de Túpac Amaru II como un ideal que sirvió a movimientos políticos más tarde al punto de querer encontrar una conexión directa con los movimientos patriotas, a favor de la Independencia del Perú. Pienso por ejemplo en las historiografías que analizan la rebelión como un movimiento en contra del sistema colonial y que niegan un supuesto proyecto inicial de emanciparse de España. La frase que más escuchamos en este debate y que se encontró en fuentes de la época, es “Contra el mal gobierno, ¡viva el rey!” interpretada como apoyo a la corona, totalmente fuera de una revuelta en contra de ella. Es un enfoque que comparten varios historiadores, especialmente desde una renovación en la historia peruana. Pueden encontrar una bibliografía indicativa acerca de estas diferentes etapas en la historiografía de la independencia peruana, tema que trabaje mucho en mi segundo año de maestría.

Anoto acá que hablando de las mujeres en el proceso de emancipación es siempre Micaela Bastidas[6], la esposa de Túpac Amaru II, que está mencionada, aunque su papel en la rebelión, por lo general, queda mal conocido y/o poco enseñado.

Estos dos personajes, entre otros, representan para la gente, unos de los símbolos de la patria. La bandera, el himno nacional y el pasado inca del país, son los otros que más se repiten en las entrevistas. Muchas personas me hablan de los Incas y de su potente historia, como raíz de la historia del Perú. Frecuentemente, en los relatos, hay como un salto entre esta época prehispánica y, como lo vamos a desarrollar ahora, los años 1879-1884.

Es decir, la guerra del Pacífico. No pienso que sea útil transcribir ahora todos los comentarios que tuve la oportunidad de escuchar, pero hay un sentimiento, y esto en casi cualquier edad, de injusticia que persiste en la sociedad peruana. Fuera de la resolución del conflicto en si, además que no soy especialista en el tema, me pareció fundamental de tomar en cuenta que hablando de la independencia del país y de como ven ahora el Perú, el 90% de las personas, me hablan de la guerra contra Chile, de Tacna y de Arica, de este robo y de este problema de frontera, todavía muy presente en la mente peruana actual. Muchas veces, la gente enlaza claramente las nociones de independencia, conflicto, territorio y nacionalidad peruana.

Este sentimiento de injusticia anima también la mayoría cuando, respondiendo a unas preguntas sobre la independencia general de su país, la gente me habla de la explotación de los recursos nacionales por las empresas extranjeras. Los problemas debidos a la minería hacen parte de las quejas más frecuentes, pero no son los únicos. Es una discusión más amplia acerca de quien está aprovechando realmente de los recursos del Perú (naturales, pero también patrimoniales, pienso por ejemplo en las empresas manejando el turismo, especialmente en la región del Cusco).

De ahí quiero pasar directamente a otro tema que surgió en todas mis entrevistas, por el momento, porque tiene que ver con este negocio entre empresas internacionales y el gobierno o los gobiernos regionales en el Perú. Efectivamente, la corrupción es un tema que preocupa bastante la gente en 2020, tal como la o las crisis políticas, y creo que de esto nadie duda hoy. Efectivamente, preparando esta presentación, me doy cuenta de que mis próximas entrevistas van probablemente tener otra dimensión y este tema va a tomar todavía más espacio en las conversaciones.

En fin, la gente me habla principalmente de sus preocupaciones actuales. Me interesa mucho escuchar, recolectar y analizar estos relatos porque para mi, son lo que más representan el Perú del Bicentenario. ¿Cómo la gente percibe hoy en día su propio país cuando alguien viene a preguntar sobre la independencia? ¿Qué imágenes y relatos salen a la luz investigando sobre la percepción de esta gente?

Al final, podemos ver que los intercambios terminan mayormente acerca de una noción fundamental y que se volvió poco a poco central en mi investigación. Una idea que no imaginé de la manera que salió en mi estudio pero que lógicamente, apareció. Me parece que, en el medio de todas estas hipótesis, reflexiones, pistas… que es la noción de identidad que se impuso. La identidad de la nación peruana, la identidad peruana. Porque, ¿qué es ser peruano? ¿qué es ser peruana? en los años 2020.

Quería también abordar brevemente las hipótesis que tenía antes de mis campos de investigación, cuando empecé a construir mi proyecto de tesis y en adelante. Revisé una bibliografía bastante amplia y tratando que sea la más exhaustiva posible (aunque la tarea se complica con los libros en ingles sin traducción ni al español ni al francés, desafortunadamente). Primero desde Francia y después, desde el Perú. Así descubrí las ideas de investigadores, principalmente historiadores, leyendo obras desde Felipe de la Barra, militar de la guerra de emancipación, hasta Ella Dunbar Temple Aguilar pasando entonces por las recopilaciones del Sesquicentenario, manuales escolares y comunicaciones estatales por un lado y por otro lado, de Heraclio Bonilla, Pierre Chaunu, y Karen Spalding, entre otros, que representan un movimiento de renovación de los estudios y de la mirada hacia la historia de la independencia. Giro historiográfico marcado por varios especialistas, que sea al nivel continental, latinoamericano o peruano y concluyo mencionando la obra importante de Carlos Contreras y Luis Miguel Glave, La independencia del Perú ¿concedida, conseguida, concebida?

Esta expresión guía bastante mi investigación, porque expresa las tres maneras mas comunes de percibir la independencia:
Concedida, se refiere a la tesis según la cual la independencia fue concedida a los peruanos por los ejércitos Libertadores. Hablamos de una independencia ganada por extranjeros. Los estudios se centran en los factores exteriores al virreinato, a las acciones de los ejércitos foráneos.
Conseguida, se refiere a la tesis que podemos calificar de clásica, según la cual el Perú consiguió su independencia, luchó por su autonomía, y rechazando que solo fue gracias a las acciones externas. Los estudios se centran en las rebeliones locales, las conspiraciones limeñas y en las varias otras acciones que sucedieron a lo largo del proceso de emancipación, dentro del territorio del virreinato.
Concebida, se refiere a la tesis la más reciente, según la cual la emancipación peruana derivó de una revolución política. Tiene que ver con la tesis de la “revolución hispánica”, así los estudios se centran sobre una independencia empujada por causas externas a las que se sumaron los factores internos, se centran en los aspectos políticos.

Por estas razones pensé encontrar en mis entrevistas algunas menciones al papel de los montoneros, a la participación local, pero también a la influencia ideológica de la Revolución Francesa o de la Independencia de Estados Unidos, entre otros cambios políticos de la época, quizás unas referencias a eventos peninsulares: la invasión de Napoleón, la abdicación del rey de España Fernando VII, la restauración de la monarquía, el papel de las Cortes de Cádiz, y por fin, pensaba encontrarme con un debate importante alrededor de las reformas borbónicas y de sus consecuencias en América.

En fin, me parece que mi investigación queda abierta obviamente, pero también la investigación general de la independencia peruana y que, aunque vamos a celebrar el Bicentenario de este evento histórico, es necesario seguir estudiándolo desde muchos puntos de vista diferentes.

Es seguro que los eventos de las ultimas semanas tienen un eco particular en mi presentación y en la reflexión que tuvimos hoy en estas Tardes. Empezamos solo a ver las consecuencias a largo plazo de la destitución de Martín Vizcarra por el Senado y de los eventos que sucedieron después. Empiezo yo solo a darme cuenta de la resonancia en un tema tal que el Bicentenario de la Independencia del país, evento político y institucional, a raíz de un Estado peruano republicano y, mas tarde, democrático. Es un debate nacional e internacional y espero que nuestros intercambios ahora nos permiten aclarar y aportar al debate, haciendo el enlace importantísimo entre historia y actualidad, hechos históricos pasados y el presente.

Quería agradecer particularmente a Mélanie, Sharie y al Instituto Francés de Estudios Andinos que me permitieron presentar mis investigaciones. Conocí la gente del Instituto gracias a Dorothée Delacroix, que es antropóloga y profesora en el mismo instituto donde estoy trabajando, el Instituto de Altos Estudios de América Latina, y quería agradecer especialmente a Evelyne Mesclier, directora del IFEA en esta época y a Arthur Morenas. Tuve el gusto de encontrarlos este año en febrero, llegando a Lima y empezando mi segundo campo de investigación de doctorado. Ellos me hablaron de las Tardes y creo que es bueno reconocer la utilidad de esta iniciativa, una vez más.

Bibliografía

ANDERSON Benedict, Imagined communities: reflections on the origin and spread of nationalism, Londres, Verso, 1991

ANNA Timothy, La caída del Gobierno español en el Perú: el dilema de la independencia, Lima, Instituto de Estudios Peruanos (IEP), 2003

BOLESLAO Lewin, La Rebelión de Túpac Amaru, y los orígenes de la emancipación americana, Hachette, Buenos Aires, 1957

BONILLA Heraclio, Metáfora y realidad de la Independencia en el Perú, Lima, IEP, 2001

BONILLA Heraclio, CHAUNU Pierre, HALPERÍN Tulio, HOBSBAWM E. J., SPALDING Karen, VILAR Pierre, La independencia en el Perú, Lima, IEP, 1972

CHAMBERS Sarah, From subjects to citizens: honor, gender, and politics in Arequipa, Peru, 1780-1854, University Park, The Pennsylvania State University Press, 1999

CONTRERAS Carlos, GLAVE Luis Miguel, La independencia del Perú ¿concedida, conseguida, concebida?,Lima, IEP, Estudios sobre el Bicentenario, 201

CONTRERAS Carlos et O’PHELAN GODOY Scarlett (coord.), Perú. Tomo 1, 1808-1830: crisis imperial e independencia, Madrid, Fundación Mapfre, 2013

DE LA BARRA Felipe, El Indio Peruano en las etapas de la conquista y frente a la República, Lima, Talleres Gráficos del Servicio de Prensa, Propaganda y Publicaciones Militares, 1948

DRINOT Paulo, Historiografía, identidad historiográfica y conciencia histórica en el Perú, Lima, Universidad Ricardo Palma, Ediciones universitarias, 2006

DURAND FLÓREZ Luis, Independencia e integración en el plan político de Túpac Amaru, Lima, P.L. Villanueva Editor, 1974

FLORES-GALINDO Alberto, Buscando un inca. Identidad y utopía en los Andes, Lima, Instituto de Apoyo Agrario, 1987

FLORES-GALINDO Alberto, Arequipa y el sur andino: ensayo de historia regional (siglos XVIII-XX), Lima, Editorial Horizonte, 1977

KLAIBER Jeffrey, Independencia, iglesia y clases populares, Lima, Universidad del Pacifico (UP), 1980

LYNCH Nicolás, La independencia: ¿obtenida o concedida?, OtraMirada, 2015. Disponible à www.otramirada.pe/la-independencia-¿obtenida [en línea]

MC EVOY Carmen, La utopía republicana: ideales y realidades en la formación de la cultura política peruana, 1871-1919, Lima, PUCP, 1997

MENDÉZ GASTELUMENDI Cecilia, Incas sí, indios no: apuntes para el estudio del nacionalismo criollo en el Perú, Lima, IEP, 1993

MORÁN RAMOS Luis Daniel, “La independencia peruana, una polémica permanente. Reflexiones acerca de la historia y los historiadores”, En Praxis en la Historia. Revista del Taller de Estudios Histórico – Filosóficos. Año I. N° 2. UNMSM, 2004

O’PHELAN Scarlett (compiladora), La independencia del Perú. De los Borbones a Bolívar, Lima, Instituto Riva Agüero, PUCP, 2001

O’PHELAN GODOY Scarlett, La independencia en los Andes: una historia conectada, Lima, Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2014

PERALTA RUIZ Víctor, Entre la fidelidad y la incertidumbre, El virreinato del Perú entre 1808 y 1810, In 1808: la eclosión juntera en el mundo hispano, CHUST CALERO Manuel,México, Fondo de Cultura Económica, 2007

PERALTA RUIZ Víctor, La independencia y la cultura política peruana (1808-1821), Lima, IEP, Fondation M.J. Bustamante de la Fuente, 2010

PUENTE CANDAMO José A. de la, Notas sobre la causa de la independencia del Perú, Lima, Librería Studium, 1970

TEMPLE AGUILAR Ella Dunbar, La acción patriótica del pueblo en la emancipación: Guerrillas y montoneras, Lima, Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, 6 volúmenes, 1971 (compilación)

WALKER Charles, “La rebelión de Tupac Amaru II: proto-nacionalismo y evocación del Imperio de los Incas”, En: Smoldering Ashes. Cuzco and the Creation of Republican Peru, 1780-1840. Durham: Duke UP, 1999. pp. 16-54


[1] https://bicentenariodelperu.pe/banderas/

[2] https://www.miraflores.gob.pe/tupac-amaru-ii-simbolo-en-la-lucha-por-la-independencia-del-peru/


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search